Buscar

Poemas desde mi rincón

Buscando la belleza de un instante

Solanas, silencios y musas

Mi nuevo poemario: Cuarenta y tres poemas.

Emocionado mientras desempaqueto mis libros recién llegados.

Las personas interesadas en adquirir uno de mis libros podéis contactar conmigo mediante el email: albertobg13@hotmail.es

Precio de este nuevo poemario: 11€

También en la Librería Bécquer de Medina de Rioseco y en las librerías Simón y Quiñones de Ponferrada.

Anuncios
Entrada destacada

Mis poemas


Una tarde,
muy aburrido,
te encontré
en aquel rincón

Nunca pensé en que alguna vez iba a escribir una poesía por pequeña que fuera.

Resulta que un día lluvioso de octubre de 2015 mientras veía llover desde mi casa apareció la poesía que llamé “Otoño” (Para los que se fueron). Y apareció en un santiamén. De una vez. La escribí, la leí y me emocionó. Entonces, me sorprendí mucho. Me hizo bien. Me hizo sentir contento y feliz.  Pensé en “mis muertos” con menos tristeza, incluso diría que con alegría. Por eso he decidido permitirme algunas licencias poéticas.

Después de publicar mi libro “Paisajes interiores”, poemario de veintitrés poemas, he pensado en reflejar en un blog solo poemas: Algunos de mis poemas.

Alberto Blanco González

feria-del-libro-1-bis

Entrada destacada

De nuevo distantes

Me arropo en la soledad
pero,
en la corta lejanía
me atormenta la distancia,
y por eso siento, y mucho,
lo de:
juntos, y a la vez distantes.

 

 

31 de marzo de 2019

Poemarios

Solicitar cualquiera de ellos en albertobg13@hotmail.es

 

 

Carta de una poetisa

No quiero parecer pretencioso, solo quiero compartir la alegría que me causa recibir un comentario como el que trascribo a continuación. Es un comentario recibido a través de mi correo electrónico, y que reconozco me ha emocionado. Desde luego cuando uno escribe lo que siente, con los miedos que eso conlleva, y hay alguien que te transmite que ha experimentado algo al leerlo, o que simplemente te manifiesta que le gusta, te provoca una gran satisfacción, y una complicidad y cercanía difícil de expresar.

Por eso, y solo por eso, comparto con quien tenga a bien leer este pequeño blog su escrito, y quiero transmitir mi agradecimiento a Nidia, por mandarme este comentario sobre mis libros, y con él, transmitirme una motivación especial para seguir mostrando mis poemas y demás textos con los que, dicho sea de paso, disfruto grandemente al escribirlos.

 

Hola Alberto,

He leído tus dos libros. Más de una vez.

La primera pasada fue rápida, producto de la glotonería literaria.
La segunda vuelta es cuando afloran las palabras, los sentimientos, las intenciones.

Comencé por Paisajes Interiores, me pareció el orden natural.
Me sorprendió la claridad del lenguaje, la pureza de los sentimientos.
Pronto se distingue la influencia de Antonio Machado,
en cuanto al tratamiento de temas cotidianos, la repetición
de frases o conceptos que le dan un ritmo casi musical.

Luego Solanas, Silencios y Musas, donde hay una clara evolución,
pasando de lo descriptivo a lo más íntimo, desnudando y exponiendo
sentimientos, o fantasías, pero no por ello menos reales.
Con lenguaje claro y estilo sin pomposidad, se abordan los
temas más trascendentales como el amor, el desamor, la vida y la muerte.
Creo que es un libro que pueden leer tanto adultos como niños,
ya que transmite altos valores morales y, aun cuando hay tristeza,
queda abierta una puerta a la esperanza y el optimismo.

Tus libros me han gustado mucho. Diría que eres un Machado
moderno, cantándole a la vida con sentimiento y, a la vez, inyectando
frases que invitan a la reflexión y a la relectura, que
es lo mejor a lo que puede aspirar un poeta.

Es la opinión de una poetisa aficionada, nada más.

Saludos,
Nidia

Feliz Navidad

En estos días de celebración de La Navidad, aprovechando que muchos estamos más receptivos, aunque deberíamos tenerlo presente todos los demás días de nuestra vida, me gustaría que recordáramos a todos aquellos que por unas u otras causas lo están pasando mal, víctimas de la guerra, del hambre, de la exclusión, de la explotación … Pensando en ellos, de uno y del otro lado del mundo, escribí hace un año este poema que  vuelvo a reproducir.

Es Navidad.
Días y noches de Navidad,
tristes y alegres, pobres y ricas.
Celebradas y maldecidas.
Impías o indiferentes y devotas o festivas.
Casas calientes, casas frías.
Exiguas viandas, espléndidas comidas.
Calles con luces, calles con risas
con villancicos sonando
con alegría.
Niños con padres, con hermanos
en familia
esperando sus regalos
disfrutando de esos días.

Es Navidad.
Días y noches de Navidad.
Sin magia, sin alegría.
Ciudades devoradas por muchas bombas caídas,
por proyectiles lanzados sin nada de miramiento.
Calles con gente asustada, con niños con sufrimiento.
Con carros llenos de vidas
ya muertas o terminadas
ya para siempre vacías.
Casas caídas, devoradas por el fuego.
Familias rotas enteras.
Es Navidad y es la guerra.
Los villancicos no suenan.
El  ruido de los aviones
y el silbido de sus bombas,
junto al llanto de los niños
es lo único que se oye.

Es Navidad.
Es Navidad en Belén y es Navidad en … Alepo.
Es Navidad y persiste todo ese sufrimiento.

20 de diciembre de 2017

 

III Certamen de Poesía “El Ultimo Templario del Bierzo, El Señor de Bembibre”

 

IMG_20170716_111842

Gracias a la Asociación Caballeros Bergidum Templi por el reconocimiento a mi poema. Gracias a ellos y al Ayuntamiento de Bembibre, así como al resto de personas que nos acompañaron, por una noche mágica en memoria de Enrique Gil y Carrasco, en el 202 años de su nacimiento.

En la noche del 15 de julio de 2017 tuve el honor de leer mi poema ante la escultura de Don Alvaro y Doña Beatriz, ilustres personajes de la obra “El Señor de Bembibre”. GRACIAS.

REPRODUZCO EL POEMA PREMIADO

 

El Lenguaje del Silencio
Mientras El Bierzo se quema

El silencio empezó a hablar.
Como ya nadie escuchaba,
decidió hacerse notar:
Creó un hermoso valle
para poder reflejar,
que el tiempo se para ante él,
que allí se puede entender
lo que es la auténtica paz.
Sin palabras, sin palomas dibujadas.
Sólo sosiego absoluto,
sólo calma y armonía.

Su grandeza se percibe,
su bella naturaleza.
No necesitarás más.
No encontrarás estructuras
para poderlo expresar.
Sólo silencio. Nada más.
¿Para qué salir de allí?
Ningún lugar es mejor.
La magia en el valle está.

Los peregrinos que llegaban
con sus mochilas vacías,
regresaban a su casa
desbordantes de la vida,
y del silencio encontrado
en su andar por este valle,
y sus encantados montes.
San Genadio y eremitas
aprovecharon su tiempo,
y encontraron en silencio
su sentido de la vida.

No hace mucho el valle ardía.
Y todo El Bierzo lloraba.

El Bierzo se iba quemando
con el arder de estos montes,
con el olvido de muchos
que su ignorancia perdona.

Llora Bierzo y no te quemes.
Olvida a todos esos ingratos,
pero no olvides tu historia.
Recupera tu pureza.
La magia en tu tierra sobra.
Intenta despertar berciano
y que el silencio te ayude
a distinguir en las sombras
las palabras palabreras,
con sus formas y retóricas,
de los silencios de pueblos
y de la tierra quemada,
de las calladas de gentes
que sienten de corazón que
El Bierzo se está quemando.

Hoy el valle sigue ardiendo.
Y todo El Bierzo lo llora.
El silencio está hablando.
Escuchémosle;  también llora.

 

16 de julio de 2017

Susurro

 Origen del poema “Inocencia perdida” incluido en “Paisajes interiores”

 

Mirando de noche a la luna,
me pareció que me hablaba.
Me decía: – no me mires,
que aún no estoy arreglada.

Yo la veía preciosa
y creía que soñaba.
Pero, aquello no era un sueño.
La luna me susurraba.

-¿Por qué ya no me miras,
como antaño me mirabas?
-Es que ya no puedo verte,
como cuando antes miraba.

Ahora hay muchas más luces
que deslumbran mi mirada.
Y pienso: es una pena,
de niño me impresionabas.

Siempre que tú aparecías,
yo siempre hacia ti miraba,
totalmente enamorado
de tu preciosa mirada.

Veía tus ojos grandes
en tu reluciente cara.
Tu nariz, tu boca chica,
y creía que me hablabas.

En un rincón

Muy temprano
el desamor me alcanzó.
No quería abandonarme. 

Creí no volver amar.
Pensé que viviría
vagando,
como un fantasma,
con cadenas al andar. 

Una tarde,
muy aburrido,
te encontré
en aquel rincón. 

A ojearte empecé,
sin un especial esmero.
Prendado pronto quedé
con tu elocución:
¡cómo contabas
las penas del desamor! 

Ahora que te he descubierto
necesito tu cobijo.
Tu sosiego tranquiliza
mi espíritu,
a veces,
atormentado. 

Tu belleza despierta
los placeres de mi alma,
y de mi carne. 

Cuando estoy
sólo contigo
lo demás da igual:
Es un éxtasis,
es la POESÍA.

 

Día internacional de la poesía

Nuestro moral

Poema incluido en “Paisajes interiores”


Prado de San Andrés,
Árbol de las Moras.
Momentos de mi ayer,
recuerdos de mi historia.
Un verano los encontré,
y me refugié en su sombra.

El aire viento se hacía.
Las hojas me susurraban.
A veces se molestaban
de las cosas que pensaba,

y a veces, también,
de las cosas que sentía.

Mi cobijo y mi sosiego,
mis confidentes pasivos,
mis testigos de amorio,
y mis amigos ausentes.

 Conocí al amor de la niñez,
al amor adolescente.

 Algún libro allí leí.
Algunas cosas soñé,
algunas cosas viví,
y algunas las inventé.

 Un día a tí, enseñé.
Un día me acompañaste.

Nos sentamos en sus ramas.
Nos dijimos pocas cosas,
aunque sí las necesarias.
Cosas que se guardaron
en un cachito de mi alma.

Desde entonces,
nuestro árbol, pasó a ser,
y nuestro prado también.
Nuestro instante favorito,
con el que tanto soñé.

30 de octubre de 2015

Blog de WordPress.com.

Subir ↑